Reflexión Iom Kippur

YomKippur

En estos diez días de reflexión entre Rosh Hashaná y Iom Kippur, el pueblo judío se ve inmerso en un mar de pensamientos, en los cuales cada individuo debe repensar su conducta con respecto al año por venir. Comenzamos nuestro año ya meditando en cómo podemos hacer para cambiar aquellas cosas que hicimos mal, y mantenernos fieles a las que hicimos bien. La Teshuvá (arrepentimiento) no solo tiene como objetivo el purificar nuestras almas de cara al juicio divino, sino que también es un retorno a nuestros orígenes como modo de retroceder antes de llevar a cabo las malas acciones.

En la Parashá de esta semana, Vaielej, podemos leer como Adonai le dice a Iehoshua que debe ser “fuerte y valiente”, ya que él liderará a los israelitas en la entrada a Eretz Israel, y que la presencia divina estará a su lado. No debe ser casualidad que justo en estos días de reflexión y arrepentimiento la Torá nos haga tal enseñanza. El hecho de pedir perdón por nuestros errores muchas veces puede ser gratificante como liderar a un pueblo santo en el traspaso a la tierra santa. Se necesitan fuerza y valentía para poder pedir un perdón honesto y que la persona que nos lo tiene que otorgar pueda ver en nosotros la honestidad necesaria como para perdonarnos.

En Hejalutz Lamerjav hemos adoptado estas palabras de la Torá dichas por Adonai mismo, las cuales nos impulsan a seguir trabajando por la educación no formal judeo-sionista, asegurando así a las generaciones venideras el traspaso de nuestros valores morales y nacionales judíos. Que estas palabras, “jazak ve’ematz” (fuerza y valentía), lleguen al corazón de cada Javer de nuestra Tnuá, y de cada judío que necesite reflexionar sobre lo hecho durante este año que pasó. Que tiempos de paz y felicidad nos circunden este año, y que podamos ver asomar la luz del Mashíaj un poco más resplandeciente.

Jazak Ve’Ematz
Bartolomé Eiben
Mazkir Hejalutz Lamerjav

Deja un comentario